Dar a luz ... Parte 3

23 marzo 2015

¡Hola hola!

Llegamos por fin a la tercera y última parte de cuando di a luz.

Para ver la segunda parte pulse aquí

Cuando ya estaba instalada en la habitación, me entraron ganas de ir al baño y mi abuela me acompañó pero claro no nos acordábamos de que yo tenía una cuña debajo de la cama y como me faltaban las fuerzas de haber estado toda una noche sin dormir por la oxitocina y como llevaba un día entero sin comer aparte de la anemia de caballo que tenía yo en lo alto, perdí el conocimiento. Me desperté ya saliendo por la puerta de mi habitación en mi cama con dos enfermeras y mi madre al lado pero al final todo quedó en un susto y lo primero que hice fue preguntar por mi bebé que obviamente no le pasaba nada pero esa fue mi primera reacción.


Esa tarde estaba un poco mareadilla de lo normal pero a los día siguiente estaba muy animada por la visita que continuamente llegaban a ver al nuevo miembro, la verdad es que no me agobie en ningún momento puesto que para mí estar en el hospital era un agobio completo, estar siempre con una aguja metida en el brazo y constantemente inflada pastillas, pero debo decir que el calmante y las compresas frías me aliviaron los puntos de la episiotomía, pero aún así era un poco incómodo el estar con la aguja en el brazo puesto que al darle de mamar a mi bebé era un poco rollo sujetarlo solo con el antebrazo.
Como ya os cuento la semana se me hizo muy amena con la visita de familiares y amigos que traían muchos regalitos  y cara de felicidad al ver a mi bebé. 

La siguiente semana no fue tan buena, no podía dormir en ningún momento ni siquiera me podía echar la siesta porque cada vez me iba agobiando más y más en aquella habitación, primero porque hacía muchísima calor y no sé porqué fue por la subida de la leche o por algo en concreto pero recuerdo que una noche me empezó a sudar mucho la espalda y me entró picazón con urticaria y fiebre. Llamamos a la enfermera me tomó el pulso estaba muy bien así que me di un agua rápido me quite el camisón me puse uno limpio y parece ser que me alivió bastante por que no me volvió a pasar. Días después me hicieron una analítica y vieron que aun seguía baja de hemoglobina por haber perdido mucha sangre en el parto así que me dieron dos opciones.. Pastillas por un tubo o transfusión de sangre así que esa noche me pusieron dos bolsas de sangre con lo cual de los nervios tampoco pude dormir.. Me recordaba a la escena de crepúsculo cuando ¿ la protagonista bebía sangre? pues a mi.. Por vena xD.

De la comida de allí no me podía quejar, había veces que estaba buenísima.
Los días pasaban y a veces del agobio lloraba pero bueno sería normal de las hormonas y tal. Cuando ya estaba lista para irnos a casa y ya me dieron los papeles del alta hubo un contratiempo, nos teníamos que quedar un día mas por que a mi bebé el pediatra le vio un pequeño soplo en el corazón pero me dijeron que no tendría de que preocuparme por que a casi todos los bebés les pasa y aquí hago un parón y os digo que la lleve a los tres meses al cardiólogo y esta sanísima y por suerte el soplillo era minúsculo y se le quitaría al momento.

Bueno pues efectivamente, al día siguiente nos instalamos en casa pero yo notaba cosas rara en mi, que me fallaban mucho las fuerzas y no podía dar un paso sin marearme así que al tercer día me entro fiebre de 40 y me vino como si de un virus se tratase, me dolía muchísimo el cuerpo así que otra vez tiramos al hospital y me volvieron a ingresar haciéndome pruebas a diestro y siniestro como por ejemplo una citología que por cierto, llore muchísimo pues aun tenia los puntos recientes y al ver que no tenia ningún coagulo ni se habían dejado alguna gasa dentro, me dejaron ingresada puesto que aun estaba dentro de la cuarentena y otra vez a llorar a mares pero la suerte que me dejaron a mi bebé conmigo para darle el pecho. 

Estuve hasta el jueves y se me quito la fiebre a los dos días de estar allí, así que me hicieron cultivos y por lo visto no era nada relacionado con el parto si no algo de fuera, total que no era grave la cosa y ya me mandaron a casa. Aun estaba un poco así así no recuperada del todo pero si fui haciendo las cosas poco a poco y tarde un mes en recuperarse y ponerme bien fuerte… Al principio como era normal iba acompañada siempre pero después empecé a salir sola con el bebé y hasta ahora muy bien todo. 

¡Bueno! ¡Pues esto es todo! Gracias por estar ahí leyéndome para mi ha sido un desahogo muy necesitado.

8 comentarios:

  1. e estrenado tu blog! la soy tu primera seguidora. un beso enorme, nos vamos viendo por aquí, te a quedado un blog muy bonito y me gusta como has empezado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Soy tmbn tu seguidora así q nos leemos un beso

      Eliminar
  2. Me quedo por esta página, me encanta, Vivir ese momento es precioso, yo también lo he vivido, y cada uno a su manera será el más bonito. un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia! la verdad es que pensadolo asi, es un momento unico e irrepetible y lo que importa es lo que viene despues es para siempre.. un saludo

      Eliminar
  3. Hola!! he conocido tu blog por compis en común, me quedo como seguidora ;) dar a luz debe ser un momento precioso. Un saludo,
    El blog de Marian Rolca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por quedarte! voy a por el tuyo ;-)

      Eliminar
  4. Hola guapa! Me quedo por aquí a leer tu reseña completa de dar a luz... Cuando lo haya leído todo te comento! Te sigo por el tag GFC de Blogguer, te espero por mi blog! Felicidades!

    ResponderEliminar

Un comentario tuyo, Una sonrisa de mi bebé ¡anímate!